NOCTURNO

pad

Nocturno
(Lejos de tu fragancia)

Tu carro no es un carro, es bodega de micro esperanzas,
bebés que nacen y mueren durante viajes
mientras a sus padres se les olvida la hora de la merienda.

Y la ropa!
Objetos del fetichismo infantil de mi alma tensa.
Y tu eres una arquitectura de ropa,
máscara de tu existencia delicada,
ropa de lino mudo que con labios vegetales
me cuenta de tus horas cuando viniendo del frío
estableces tu cuerpo frente el espejo,
y dices con palabras veloces,
prensadas como sardinas en lata, “Sí, lo amo”.

Ropa que quitas y pones, y dices de paso,
“Ah, no sé que me ocurrió y puse estas medias rosadas
que no van con el zapato negro”.
Y, yo, como tonto, seguro de su lugar en tus albergues,
comento, “Esto, no es relevante.”

No estoy de ánimo para esta renovación cultural.
Soy errante en esta noche,
incapaz de aprender y testarudo.
Hablo entre frentes endurecidos, memorías de guerras,
dejaré matarme antes de pisar tu región lúcida.
Estas palabras no son para ti,
son homenaje a mi porción del dolor.

Hoy reclamo la vuelta de tu ropa y de ti adentro.
Todo relacionado con ti tendrá un nuevo sentido:
La comida no es la comida y la ropa no es la ropa.


Anwar Al-Ghassani
Miércoles, 14 de abril del 2004