LINDA VISTA

pad

Linda Vista

“Hail, redemption's happy dawn!”

‘See, amid the winter's snow’ (1858 hymn)
Edward Caswall (1814–1878)
English hymn-writer

Free at last, free at last
Thank God almighty
We are free at last.

Epitaph of Martin Luther King (1929–1968), Atlanta, Georgia
Anonymous spiritual, with which he ended his ‘I have a dream’ speech

En el proceso de transformarse en humanos los robotes entenderán que nunca serán humanos pero que el proceso de su intento interminable es lo más instructivo de lo cual se puede aprender eternamente.
Cuando los humanos observarán como sus robotes intentan eternamente transformarse en humanos, entenderán finalmente como liberarse a si mismos, que el ser humano nunca será un ser superior absolutamente libre, que esto es solamente una imagen inalcanzable y que lo más educativo será el proceso de intentar eternamente lograr la libertad absoluta. Así conocerán la esencia de la libertad y el proceso interminable de lograrla les dará la sensación de ser vivos y felices.   Anwar Al-Ghassani


Esta tarde no se podrá recuperar en otro día,
para siempre inalcanzable será.

Más adelante, durante la bajada,
la cartógrafa, topógrafa, guía y facilitadora de bellos sitios
diría desde su trono volante: “Vea que paisaje! ”
y dirías: “Ay, sí, lo usual de nuestro país secuestrado por canallas.
Siempre hablaré aunque me puedan llenar la garganta con plomo.”

Estamos inspeccionando planes de construcción,
paisajes abiertos que a la vez son cerrados,
vidas expuestas a los ojos de quienes quisieran verlas.
En el aire frío y fresco está levantado un árbol gigante –
la tarde dorada-azulada lo tiene envuelto en su calor;
allá, visto desde un balcón, allá abajo, envuelto
en la tardía radiación estelar, su visible peso anunciando
su posición en la tenue colina de la enorme montaña.

Estos son momentos de olvido catastrófico
que producen, y eran previstos a producir,
la casa, la estructura lúcida, la comida y la bebida
de días extendidos sin límites salvo los de su portador:
la tierra, hábitat general de relatos de perseverancia,
de caídas y de rendición, idea acerca nuestra presencia:
teórica y biológica que clama por su porción de luz y leche
en la mañana, nuestro autoengaño y gran verdad,
nosotros que hemos escapado la condena
y ya somos viajeros premiados con esta tarde.

Momentos que revivan remordimientos olvidados
que ya no valen como referencia para decirnos:
ven, esto les habíamos dicho.
Y hay otros momentos, sumisos, que ya perdieron
su fuerza evocadora y serán conservados en un museo.

En medio de rechazos, oímos a nosotros mismos,
voces, sonidos sin concierto entre sombras gordas
bajo la mirada de tanta gente, dispersa a distancias,
reunida por la misma celebración.
Y los caminos llevan gente y carros,
ruido atenuado, señales invisibles y diálogos.

Nuestra es sesión de negocios sin lírica
sin ausencia de sentidos, lanzada como un mundo nuevo;
cortina de agua blanca, cascada tentadora.
Y nuestra propuesta está sobre la mesa,
mantel recién planchado, anuncio e invitación a oraciones
en la noche, en esta montaña inconsciente
de la fuerza ciega, su futuro matador.
Y estos, los momentos, todos sin canciones,
como los momentos antes de viajes marinos de no regreso.

Es una sesión para curar dolores
y quitar cadenas del secuestro prolongado,
de recordar un encuentro, considerado improbable,
y parece ahora real: este regreso al tiempo inicial
de gritos en planos y desde las cimas de las montañas.

Hoy es una época de juramentaciones solemnes,
de desmantelar barricadas y convocar las manos invisibles
para defender este día y los que a él seguirán;
días frágiles, que hay que inaugurar,
abrirlos y a la vez cerrarlos,
rendir honores a la memoria de las bocas calladas,
y luego volver a llenar las manos vacías con agua.


-----------------------------------------------------
Poeta: Anwar Al-Ghassani
Lugar donde se escribió el poema: San José, Costa Rica
Fecha: miércoles, 2 de febrero del 2005
Idioma original: español
Traducido por: ---------
Revisión del español: ----------